La llegada del gatito a casa

Cuando llegué a mi nueva casa estaba nervioso; mis papis me habían adoptado y sabía que iba a conocer a mis hermanos gatunos pero estaba seguro de que me iba a encontrar con un hogar preparado para mi llegada.

Mis padres habían previsto un lugar seguro y tranquilo donde refugiarme los primeros días e ir descubriendo mi nuevo hogar con calma y poco a poco.

El veterinario ya me había revisado, desparasitado y puesto todas mis vacunas.

Ya tenía comida adecuada para mi edad en casa siguiendo las indicaciones del veterinario; pienso de una marca conocida, no una marca blanca de hipermercado, con la cantidad óptima de porteínas, turina y vitaminas que necesitaba.

También me habían preparado:

  • mi bandejita de arena (recuerda que es una bandeja para cada gato)
  • mi transportín
  • mi rascador (para afilarme las uñas, jugar y esconderme)
  • mi platito para comer
  • mi fuente de agua fresca (en mi caso una fuente eléctrica)
  • mi camita (aunque prefiero dormir con mis papis)

Así que sabes; ten todo esto en cuenta cuándo lleves tu gatito recién adoptado a casa.

Escribe tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.