Un gato en casa puede evitar que tu hijo padezca asma

La relación entre los niños y sus gatos suele arrancar suspiros a los humanos por la ternura que pueden llegar a desbordar cuando están juntos. Pero además de ser una escena conmovedora, en los últimos años se ha encontrado que tener un minino en casa podría tener ciertos beneficios para la salud de los niños.

Un estudio reciente concluyó que tener un gato en casa cuando tus hijos aún son bebés, podría protegerles de padecer asma en el futuro.

La investigación fue realizada por científicos del Centro de Estudios de Copenhague sobre el Asma en la Infancia (COPSAC) en Dinamarca y ésta reveló que los gatos previenen que el asma se desarrolle en los bebés que son portadores del “gen del asma”, 17q21. Básicamente, si tu hijo es propenso a padecer asma en el futuro, el convivir con un gato siendo bebé, le ayudaría a prevenir que la enfermedad se desarrolle.

Estos resultados los obtuvieron al analizar a 377 niños con riesgo de padecer asma en el futuro, que eran hijos de mujeres que sí lo padecieron. Se encontró que en los niños que habían pasado tiempo con un gato cuando eran bebés, el gen que los hacía propensos a padecer asma se había “desactivado”.

Según Hans Bisgaard coautor del estudio, profesor de pediatría y jefe de COPSAC la investigacíon muestra que los genes que hay detrás de una enfermedad se pueden activar o desactivar según el entorno que nos rodea.

boy-1865138

La conclusión de los investigadores, incluyó que además del asma, el convivir con gato ayudaría a reducir también el riesgo de tener neumonía o bronquiolitis en aquellos bebés susceptibles a padecerlos.

Así que si todavía tenías alguna duda de los beneficios que puede traer adoptar un gatito o un gato adulto ya debería haberse disipado.

Recuerda que tampoco hay riesgo si eres mujer y estás embarazada.

Basado en fuentes propias y en una entrada original de Bebés y Más bajo licencia CC

Anuncios