Los gatos de color naranja

Tanto mi hermana mayor Parita como yo somos naranjas; curiosamente entre los humanos existe la creencia de que todos los gatos naranjas somos machos y de que todos los tricolor son hembras pero no siempre es así.

El color de nuestro pelaje es una característica transportada en el cromosoma X, donde el gen naranja se comporta de un modo muy especial.

Según averiguó mi papi humano, en los mamíferos la mayoría de los rasgos físicos se heredan según la llamada regla de dominancia genética: para que un rasgo recesivo aparezca en la apariencia física, este debe estar presente en los dos cromosomas: el heredado del padre y el heredado de la madre.

Un animal que tiene un gen dominante y otro recesivo no suele distinguirse de otro animal con dos genes dominantes. En ambos, la apariencia externa estará marcada por el gen dominante, quedando el recesivo oculto.

Los gatos somos la excepción a esta regla en lo referente al color anaranjado: si un gato lleva en sus cromosomas tanto el gen naranja como el gen marrón, ambos aparecerán en su pelaje.

Sin embargo para que una hembra sea naranja por completo debe haber heredado el gen anaranjado en los dos cromosomas X, lo que convierte a Parita en una gata muy especial ya que debería de haber sido tricolor como mi hermanita Olivia. (Curiosamente un gato tricolor es más excepcional que una gata naranja).

¿Y tus gatos? ¿De qué color son? ¿Tienes alguno naranja como yo?